Afirmación como Obra Misional: Un Testimonio en Durango

Compartido por: Arturo Arreola Apodaca

Yo no soy ex misionero pero siento que lo que hacemos en Afirmación es parte de la obra misional. Llevar el Evangelio a aquellos amigos y amigas LGBT que se sienten solos, que también necesitan de Dios como todos nosotros. A veces pienso que nosotros somos como ángeles y que en la vida pre-terrenal se nos asignó esta misión (de ser gays) junto con los desafíos que esto conlleva para enseñarle al género humano lo que es la tolerancia, el respeto y el amor entre todos nosotros.

Sé que he cometido faltas pero quien no lo haya hecho no sería humano, y creo que a esto hemos venido a este mundo a aprender de nuestros errores, además confío en el poder del arrepentimiento, por eso estoy aquí. He estado haciendo una reestructuración muy grande en mi vida y estoy consciente que no será fácil pero confío en que con la ayuda de nuestro Padre Celestial y con su apoyo podré enfrentar todos los desafíos que se me presenten y que con ello mi testimonio se fortalecerá cada día más.

Creo que Dios nos ama a todos aunque no lo merezcamos porque somos Sus hijos e hijas. Creo que el Libro de Mormón es un libro inspirado por Dios y es una guía para ayudarnos a sobrellevar nuestra experiencia terrenal. Creo que José Smith fue un profeta de su época, continua siéndolo y lo será hasta el fin de los tiempos. Apoyo y creo firmemente que el Presidente Thomas S. Monson es el encargado de velar por el bienestar de la Iglesia en esta dispensación. Creo que Jesucristo vino a este mundo a enseñarnos a amar y a redimirnos de todos nuestros pecados. Creo que somos seres espirituales que vinimos a este mundo a amarnos y a superar las pruebas que Dios nos pone y que al terminar esta vida regresaremos a su presencia. Creo en el Espíritu Santo porque lo he sentido y creo que Dios nos escucha y nos habla cuando hacemos oración.

 

Puedes leer el testimonio completo aquí

Deja un comentario





000webhost logo