En el momento preciso, en el lugar adecuado.

Por Eliseo Ramírez

Aún recuerdo cuando recibí la invitación para asistir a la conferencia de Afirmación. Una mezcla de emociones y sentimientos se hicieron presentes en mí, por mucho tiempo había anhelado poder encontrar un grupo en donde sentirme cómodo y libre, donde no se me juzgara por mi estilo de vida y gustos. Acepté con gusto la invitación y por algunos meses estuve esperando con ansías que llegara la fecha.

Tuve la oportunidad de estar en las actividades del sábado por la mañana, de cada discurso que se dio pude encontrar respuestas a preguntas que por mucho tiempo me había hecho, pude sentir el Espíritu y también tuve ese sentido de pertenencia que había estado buscando. Al estar sentado en esas sesiones de discursos pude comprender que nunca se está sólo, que hay personas que enfrentan dificultades parecidas a las mías, y una vez más pude fortalecer mi testimonio de que el Padre siempre pone a personas en nuestra vida para aligerar nuestras cargas. Sé que Dios obra también por medio de sus hijos y personalmente yo ése sábado por la mañana lo confirmé.

Sin duda mi experiencia más preciada de la conferencia será la de haber compartido mi testimonio con la gente que habla y entiende mi mismo idioma, con los que comparto creencias y la fe. Fue una reunión de testimonio que siempre recordaré, escuchar los testimonios de mis hermanos fortaleció el mío y de nuevo pude sentir el Espíritu en esa reunión.

 

Puedes leer el testimonio completo aquí

Deja un comentario





000webhost logo