¡¡¡LOS MILAGROS EXISTEN!!!

Por Humberto Chiu Wong

Recuerdo haber pedido en oración al Padre consuelo y valor para seguir viviendo. Pero sobre todo quería seguir sintiendo su amor hacia mí. Y así pasaron varios años.

La primera vez que escuché que había una organización que ayudaba a chicos como yo no lo podía creer. Hasta ese momento no sabía cómo se llamaba. Oré al Padre y pedí con mucha fuerza que me guiara hacia las personas indicadas para llegar a la organizacion. Cuando asistí a una actividad de Afirmacón iba pensando en el camino: «¿Me tratarán bien? ¿Serán cálidos conmigo? ¿Volveré a sentir aquella emoción que sentí cuando conocí la Iglesia por primera vez?»

Cuando llegué a la reunión recuerdo que extendí mi mano y recibí un fuerte abrazo por parte de un líder de Afirmación. Y en ese momento sentí que aquella carencia que sentía por fin era compensada.

¡Había sucedido un milagro en mi vida!

Dios es real, me escucha, me ama y que quiere cerca de Él.

No importa lo que los demás digan de nosotros, Dios nos ama aún más porque sabe que somos buenos de corazón.

 

 

Deja un comentario





000webhost logo