Mi Propia Historia

Por Ruben Michael Chavez Gay, hijo.

Hace algunos meses, pasaba por una etapa sumamente dura en mi vida por mi condición y un viejo amigo me invitó a una conferencia en la que se habló precisamente del tema. «Todos somos iguales ante Dios» fué el título de la conferencia. Ésta tenia el enfoque de la Iglesia, y me avergüenza decirlo, pero después de muchas dudas, traumas y miedos superados fuí dudosamente.

Ésta fue una reunión de un grupo llamado Afirmación, no tienen ustedes una idea de lo mucho que cambió mi vida, le dió un giro de 180°. Todo lo que escuché, aprendí y también los amigos a quienes conocí, cambió mi perspectiva y mi vida completamente. Aún ahora después de 3 meses la sigue cambiando a pasos agigantados.

El conocer a chicos que tienen la misma atracción que yo y que son buenos miembros, buenas personas y que además comparten tus ideas, metas y creencias fue y ha sido una experiencia increíble.

Yo era taaaaan homofóbico, recuerdo cuando entré a la primera reunión del sábado en la mañana de la conferencia de Afirmación (Ah! Porque el Viernes que empezó no me animé a ir), pensé: «Rubén, ¿Qué crees que estás haciendo? ¡Mírate! ¡Estás en un salón cerrado y lleno de gays!» No puedo negar que quería salir corriendo de ahí, pero mientras más fui escuchando, me fui identificando más y más y sintiendo cada vez más cómodo, al grado que compartí con todos algunas de mis experiencias pasadas.

Hoy me siento sumamente felíz. Estoy muy agradecido con Dios porque después de taaantos años, por fin llego la respuesta a mis muchas oraciones y hoy puedo decir que valió la pena la espera, con Afirmación porque me brindó los recursos necesarios para aceptarme y sentirme bien, y finalmente a sus miembros, por ser tan grandes personas, ejemplos y amigos para mí.

 

Puedes leer el artículo completo aquí

Deja un comentario





000webhost logo