Porque amamos los mormones LGBT y aliados

Thomas Wirthlin McConkie, Gloria Pak, Danny, Mara, Cody Startin, Thomas Montgomery, Wendy Williams Montgomery

Escrito por: Mara Kofoed

Danny y yo justamente dimos la introducción a la más grande audiencia hasta ahora —¡650 personas!—. Se volvió una de la más asombrosa y espiritual experiencia de nuestra vida entera. Prepararnos para hablar fue uno de los más importantes trabajos que he hecho.

La audiencia significó mucho para nosotros: Ellos son las amadas personas LGBTQ que comparten raíces mormonas, que vienen anualmente para la Conferencia Internacional de Afirmación en Provo, Utah. Esta comunidad ha pasado por mucho a causa de la opresión y discriminación dentro de la Iglesia, es por eso que sentíamos el peso de la responsabilidad mientras salíamos del estacionamiento y traíamos este mensaje de esperanza para ellos. Fue un honor estar allí y dar nuestro mejor esfuerzo.

Nuestros momentos favoritos:

Conocimos tantas personas en nuestra asombrosa familia humana. Muchos eran gais, lesbianas, transgénero, transexuales, no-binarios, de género no-definido, y de género fluido, heterosexuales, y muchos otros. Conociendo personas a través de su género y espectro sexual y escuchar sus historias fue una de las más grandes experiencias que jamás tuvimos. Estoy aprendiendo tanto —y les debo a estas maravillosas personas por contarme sus historias—. La singularidad humana es increíblemente hermosa para mí.

Fue una exquisita experiencia cómo nos sentimos todos unidos como UNO —poder ser testigo del amor completo y la aceptación de cada ser humano—. A cierto punto, la audiencia cantó, de memoria, el himno mormón: «Como os he amado amad a otros, un nuevo mandamiento, amado a otros. Por esto sabrán que sois discípulos míos, si os amáis unos a otros» Esta clase de amor te deja sin aliento.

Conocimos un hombre gay que está yendo a la Iglesia en sus setentas quien, finalmente, decidió hacer pública su orientación sexual por primera vez. Después que la Iglesia aprobara la norma discriminatoria el pasado noviembre, este hombre sintió que era su deber a la humanidad no esconderse más y hacerse público, aún cuando lo sentía mucho como un riesgo. ¡Guau, tan valiente e inspirador!

Pero solamente digo esto: Igualdad es amor. Igualdad es humanidad. Deseo esto para cada persona LGBTQ. Deseo esto para ellos DENTRO  de sus familias mormonas, iglesias, doctrinas y templos. Espero que el día venga, como que siga este sentimiento inconmensurable dentro de esta comunidad más de lo que puedas imaginar. Todavía hay muchísimo para hacer.

Con amor,

Mara

 

Puedes leer el artículo completo aquí

 

Deja un comentario





000webhost logo