Senderos, puentes y Afirmación

LGBT Mormones Conferencias Afirmacion

Susan y Nancy

Por Nancy Batchelor

Hacia mediados de la década de 1980, Susan y yo ya habíamos estado viviendo juntas por varios años. Teníamos una vida social activa, íbamos a fiestas con amigos los fines de semana, y casi todos los domingos me armaba del coraje necesario para asistir a la reunión sacramental de un barrio de solteros. Era bastante exitosa en mantener mis dos vidas separadas, pero a veces tenía sentimientos de culpa.

Susan y yo asistimos a nuestra primera conferencia de Afirmación en el año 1998, cuando se hizo aquí en Portland. Yo tenía temores porque la conferencia se realizaría en los límites de mi barrio de la Iglesia. Me crié en esta área, y mis padres, aunque ancianos, seguían viviendo en la misma estaca. Mis padres siempre me habían tratado con amor, pero yo temía que si los amigos mormones de mis padres descubrían que yo participaba de Afirmación, eso terminaría causándoles dolor o situaciones desagradables a mis padres.

Paso a paso, empecé a cruzar el puente. La conferencia empezó a cambiarme de maneras que no yo podría haber imaginado. En la conferencia vi amor y camaradería, diversión e irreverencia, pero también vi dolor, desafíos y, en muchos casos, vi la paz que yo tanto deseaba. Lo que más me influyó fue oír las historias de otros Santos de los Últimos Días fieles que tenían testimonios, habían hecho la misión, se habían casado en el templo y criado familias. Volví a casa entusiasmada, fortalecida, sintiendo menos temor y menos soledad. Empecé a recibir los boletines del Family Fellowship y de Afirmación, y las historias que allí leí me dieron más comprensión y fortaleza.

Desde entonces, Susan y yo hemos asistido a casi todas las conferencias. En todas hubo algo que me emocionó, hubo algo que aprendí, y hubo algo que me desafió a pensar de manera diferente. Encontré muchos recursos útiles en las conferencias, en las amistades que hice, y en los sitios web de Family Fellowship y de Afirmación; el boletín de James Kent y las varias listas de correo también me han dado esperanza, consuelo, seguridad y fortaleza.

 

Puedes leer el mensaje completo aquí

Deja un comentario





000webhost logo